Esclerosis Múltiple – Enfermedades Neurodegenerativas

Esclerosis Múltiple – Enfermedades Neurodegenerativas

 

La Esclerosis Múltiple (EM) se suele diagnosticar generalmente entre los 20 y 30 años de edad. En algunos casos, aunque raramente, puede darse en la madurez, y también por el contrario en la infancia.

Esta enfermedad es autoinmune, esto quiere decir que es nuestro propio sistema inmune el que ataca las células del sistema nervioso central, por lo que afecta la capacidad funcional del mismo. Hay que tener en cuenta que es una enfermedad inflamatoria crónica, que al saber su origen, podemos intentar aplacar sus síntomas.

esclerosis múltiple

Es una enfermedad bastante fluctuante y que se desarrolla en un largo plazo de tiempo. La evolución es bastante compleja e impredecible, ya que muchas veces se desarrolla en forma de brotes. Estos brotes dependerán de la parte del sistema nervioso que se vea afectado por el ataque al sistema nervioso de nuestro propio sistema inmunitario.

Los efectos de estos ataques al sistema nervioso pueden ser permanentes o pasajeros, dependiendo de la intensidad del ataque.

El efecto de la Esclerosis Múltiple sobre la esperanza de vida es bastante pequeño. Como la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas, no existe cura, pero gracias a la medicación se puede reducir e intentar controlar la frecuencia e intensidad de los ataques del sistema inmune a las células del sistema nervioso.

Farmacología de la Esclerosis Múltiple

Tratamiento de brotes o agudo

Cuando en la enfermedad aparece un nuevo brote la medicación va orientada a disminuir la duración y sobre todo a rebajar la intensidad de los síntomas.

Normalmente el tratamiento más utilizado suele ser:

  • Corticoides por vía intravenosa. En ciertas ocasiones también pueden administrarse por vía oral, aunque raramente.

Tratamiento Crónico

Como hemos dicho anteriormente no existe cura para la Esclerosis Múltiple, aunque cada vez hay más fármacos que van dirigidos a a modificar el curso de la enfermedad.

El principal objetivo que se busca actualmente es reducir la intensidad y la frecuencia de los brotes. Al reducirlos, disminuirán también considerablemente la acumulación de áreas dañadas en el cerebro y en la médula espinal. Estos medicamentos basan su eficacia en la temprana detección de la enfermedad y antes de que se hayan producido daños ya significativos en el organismo.

Actualmente los más usados son:

Fármacos de primera fase:  son aquellos que se administran como tratamiento de inicio. Son conocidos como fármacos inmunomoduladores

  • Interferón Beta
  • Acetato de Glatirámro

Fármacos de segunda fase: se administrarán cuando se siguen produciendo brotes incluso tomando otra medicación

  • Natalizumab
  • Fingolimob

Como hemos dicho tened en cuenta que es una enfermedad lenta y fluctuante, que nunca sabremos cuando se producirá un brote